EMBARAZADA A LOS 70 AÑOS

UN SUEÑO
A sus 55 años, Annel no pierde la esperanza de ser madre

Hace dos ciudades que Annel desapareció del mapa. Parece románticamente gracioso o graciosamente romántico que ella sienta envidia por las mujeres tocadas por Dios para procrear hijos.

A esta hora los amorosos duermen. O eso parece en Mazatlán. El sol del mediodía calienta en lo más alto, como un tizón allá arriba, mientras acá abajo la vida se ahoga como un sueño imposible del cual despertar.

El olor no es tan fuerte todavía. Llegamos a la cita programada al medio día. Annel tiene esperanzas de ser mamá a los 55 años como la historia que conoció en redes sociales, de una mujer de 70 años llamada María de la Luz que cree estar embarazada. Ya huele a

La esperanza
Una mujer de 70 años llamada María de la Luz cree estar embarazada.

“Pasé mucho tiempo de mi vida en fiestas, desveladas y cotorreo. Ahora les dicen Sugar Baby a las chicas que como yo buscábamos tener siempre lo mejor pero me cansé de la vida fácil y me di cuenta que un día sería vieja y no tendría a nadie a mi lado”, confesó.

De origen cubano pero radicando en Guadalajara, Annel es bailarina de danza contemporánea, abandonó la tierra tapatía para conocer a quien la inspira a luchar por su sueño más grande: ser madre.

“Imagínate, nos venimos de allá (Cuba) porque era muy difícil que mis papás se ocuparan de todas nosotras, somos cinco hermanas que escapamos como pudimos, mi papá era médico y tenía la posibilidad de salir de la Isla sin problema, en una de esas nos fuimos todas y llegamos a Veracruz. Mis hermanas se fueron casando, teniendo hijos y a mí me valía madre”, comentó.

Hope
Annel está decidida en conocer a la mujer que puede ser mamá a los 70 años

Nos contactamos vía Facebook para la entrevista, quedamos de vernos en el Café Starbucks de la Zona Dorada. Dos Te Chai Deslactozados Light y Cigarros Marlboro Rojo abrieron la charla.

Annel se considera a sí misma una mujer práctica, siempre trabajó en cafés para sacar sus estudios de danza. Una vez habló con su patrón Pedro para aumentar las ventas: le subirían dos dedos a sus faldas, le abrirían más sus escotes y jugarían con la mente de los clientes, proponiéndoles un espectáculo de trajes temáticos: de enfermeras, policías, barristas, mucamas y dominatrices, porque están seguros de que el café no hace sino despertar deseos dormidos.

A veces, la generosidad cobra formas insospechadas. Un viaje de fin de semana era la respuesta que necesitaba para no desistir después de 20 años intentándolo. Annel no veía caso en su lucha, se saboteaba sola incluso quería quitarse la vida.

“Se puede llamar si sentimos el impulso de matarnos, pero queremos hablar con alguien antes de dar el salto. A veces la sola ilusión de sentir que nos oyen y que a alguien le importamos, puede ser suficiente para cambiar o al menos postergar la decisión de quitarnos la vida”, dijo.

Annel estaba lista para conocer a la futura madre entrada en siete décadas, la señora María de la Luz está convencida de su embarazo. Va en el sexto mes de gestación, asegura, y piensa que por su edad seguramente le realizarán una cesárea.

Esta mujer de cabello teñido de rubio vive por la calle Reynosa, frente a las vías del ferrocarril, en la colonia La Sirena. Explicó que le hicieron 10 ultrasonidos en una clínica privada y en el Seguro Social. Los doctores no creían. Y para reafirmar lo dicho, extrajo de su ropero un sobre que contiene los resultados de un ultrasonido pélvico que le practicaron a mediados de abril.

Annel y María de la Luz se conocieron un fin de semana, la cubana fue a buscarla a bordo de una camioneta con chofer que la llevó hasta el domicilio.

Until
María de la Luz muestra los estudios que le practicaron

“Hablamos de muchas cosas, es una mujer maravillosa, me hizo ver que desperdicié muchos años de mi vida. Para mí el destino más que, como un enfermo agotado por el esfuerzo físico, lo veo como un penitente castigado por nosotros. Primero dejamos que cargara él solo una cruz que tendríamos que estar cargando entre todos, la de nuestras frustraciones. Después lo olvidamos. Así sucede cuando somos egoístas, fui egoísta al no querer compartir mi felicidad pero el demonio del alcohol pudo más”, comentó Annel.

Annel está sentada en el asiento trasero de la camioneta que siempre la lleva a donde vaya, con asesoría de protocolo, aprendió a comportarse como una reina. Con ese temple, mira por la ventanilla de vidrios polarizados y se percata de que la camioneta frena al acercarse a un peaje de la Policía de Proximidad Social o Patrulla Federal de Caminos.

Hay lenguas que caminan por todas partes. La noticia se corrió rápido. El 15 abril de este año la señora recibió atención médica en el Instituto Mexicano del Seguro Social, donde se le notificó de su enfermedad.

Tras las molestias que presentaba se le practicó un ultrasonido y se diagnosticó un tumor, pero requería de más estudios. Fue internada para recibir la atención que corresponde, realizarle una biopsia y practicarle análisis; pero María no aceptó, decidió abandonar el hospital y firmó su alta, según información del periódico El Debate.

La vida sigue su curso. Mientras Annel pasa su último día en Mazatlán, se despide de su sueño de ser mamá mientras pasa un trago de cerveza en el Bar del Hotel Belmar, deja las lágrimas para la cortina del atardecer, una alfombra arenosa con un tierno vals que evocan las olas del mar.

El Bar
Desde este bar Annel se despide de Mazatlán

4 comentarios sobre “EMBARAZADA A LOS 70 AÑOS

  1. Aquí, en Burgos donde yo vivo ha habido el caso de una señora de 64 años. Como aquí no se hace una inseminación artificial a personas de esa edad viajó a EE UU, donde se lo hicieron. Tuvo mellizos el años pasado y los Servicios Sociales le han retirado la custodia. Ya tenía una niña nacida por el mismo procedimiento y se la habían quitado porque no la cuidaba adecuadamente.
    Independientemente, un hijo a edades tardías es una bendición para la madre, es verdad, pero hay que pensar en el niño también. Una abuela puede criar a su nieto y sacarle adelante pero tiene a sus padres, pero una madre-abuela el día que falte deja huérfano a su hijo demasiado pronto.
    La historia me ha gustado mucho, muchas mujeres ansían la maternidad y no lo consiguen. El obsesionarse por ello la mayoría de las veces es consecuencia de una soledad que no les deja disfrutar otras cosas que da la vida.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s